ElTermometro.es

Tu tienda online de control de temperatura

Orígenes y tipos de termómetros

Tipos de termómetros. 

Los orígenes del termómetro se remontan a 1592, cuando Galileo Galilei inventó un instrumento que, aunque muy alejado de los termómetros actuales, funcionaba según el mismo principio y tenía la misma finalidad que los termómetros actuales: medir la temperatura de un cuerpo u objeto.

Desde entonces, la tecnología ha evolucionado y el termómetro ha sufrido muchos cambios que lo han convertido en un instrumento indispensable, sobre todo en medicina para detectar posibles fiebres y en la industria, donde es importante medir la temperatura de los objetos para garantizar el funcionamiento de los procesos.

Aunque conocemos principalmente los termómetros digitales y los tradicionales de mercurio, hay muchos otros tipos de termómetros. Algunos pueden incluso medir la temperatura sin tocar el cuerpo.

Por ello, en el artículo de hoy veremos los principales tipos de termómetros, tanto los que podemos utilizar como consumidores como los que están diseñados para la industria.

Como veremos, la gama es muy amplia. Lo primero es lo primero.

¿Qué es un termómetro?

Un termómetro es un dispositivo que sirve para registrar los cambios de temperatura en el entorno y expresarlos en valores legibles, ya sea mostrando un número en una pantalla, registrando diferentes colores en imágenes, registrando el aumento de volumen de un líquido, etc.

Los distintos tipos de termómetros funcionan de manera muy diferente y miden y expresan la temperatura de forma distinta. Según el tipo, hay termómetros que pueden medir la temperatura con mucha precisión, rapidez y facilidad y son útiles en la práctica clínica para determinar la temperatura corporal.

Otros se han desarrollado para uso industrial porque no pueden entrar en contacto con el cuerpo humano, porque son demasiado caros o porque no sirven para detectar pequeñas diferencias, sino para temperaturas de cientos o miles de grados (algo que los médicos no pueden hacer).

Por ello, a continuación se enumeran los principales tipos de termómetros, distinguiendo entre los destinados a uso clínico o industrial.

Principales tipos de termómetros clínicos

Los termómetros clínicos son dispositivos homologados para medir la temperatura corporal en humanos y/o animales. Estos termómetros no son adecuados para medir altas temperaturas, pero funcionan muy bien dentro de nuestro rango de temperaturas. Pueden utilizarse para realizar mediciones bastante precisas de forma rápida.

Tipos de Termómetro: 1. Termómetro digital

Estos tipos de termómetros son los más utilizados en la práctica clínica y se recomienda sustituirlos por termómetros de mercurio, ya que no son tóxicos. Los termómetros digitales miden la temperatura mediante un mecanismo interno que recoge la energía a través de una resistencia. Esta energía se convierte en un impulso eléctrico que se transmite a través de un circuito hasta convertirse en una lectura que se muestra en una pantalla.

Tipo de Termómetro: Digital

A nivel de consumidor, son los más fiables, precisos y económicos. Pueden utilizarse fácilmente por vía oral, rectal o en la axila. Al cabo de unos minutos, la pantalla medirá la temperatura corporal con gran precisión, reconociendo pequeñas diferencias con una precisión de una décima. Existen así mismo otros que pueden medir la temperatura de forma instantánea en el oído, por ejemplo.

Tipos de Termómetro: 2. Termómetro de mercurio

El termómetro de mercurio o de vidrio es el más tradicional, aunque es aconsejable sustituirlo por termómetros digitales, ya que son menos precisos y el mercurio supone riesgos para el cuerpo humano.

Tipos de termómetro: Mercurio

En este caso, el procedimiento se basa únicamente en datos físicos. Los termómetros de mercurio consisten en un tubo de vidrio sellado con una escala de temperatura marcada y una pequeña cantidad de líquido, generalmente mercurio, en su interior. En todos los casos, la temperatura se mide en función de las propiedades térmicas del líquido.

Cuando el mercurio entra en contacto con un cambio de temperatura en la piel, se expande, es decir, aumenta su volumen, como resultado de la respuesta física a este aumento. Así, el fluido del capilar se desplaza hacia arriba hasta alcanzar la temperatura correspondiente a la expansión. No son tan precisos como los instrumentos digitales, pero siguen funcionando bien.

 

Tipos de Termómetro:  3. Termómetros de infrarrojos

A diferencia de los dos tipos de termómetros anteriores, los termómetros de infrarrojos permiten medir la temperatura corporal sin tocar el cuerpo. No se basan en los cambios de resistencia eléctrica o en las propiedades térmicas de los líquidos, sino en la radiación que emiten todos los cuerpos físicos.

Tipos de termómetro: Infrarrojos

Los termómetros infrarrojos detectan los cambios en la radiación infrarroja, que varía con la temperatura. Si la temperatura es superior a la normal, el dispositivo detecta una mayor radiación infrarroja. Convierte estas señales en información que se muestra en una pantalla.

Sin embargo, no se utilizan a nivel de usuario porque son más caras. Sin embargo, desde el punto de vista clínico, son muy útiles para obtener mediciones muy rápidas (mucho más rápidas que los otros dos métodos) sin contacto humano, lo que es muy importante en el caso de las enfermedades infecciosas. También son muy útiles en entornos industriales, pero con tolerancias para mediciones a temperaturas más altas.

Termómetros industriales básicos

Los termómetros industriales son muy diferentes de los utilizados en la práctica clínica. Son más complejos porque deben detectar temperaturas mucho más altas (o bajas) que los dispositivos anteriores. Hay que tener en cuenta que tanto los termómetros digitales como los infrarrojos pueden utilizarse en la industria, pero a continuación sólo se tratarán los termómetros utilizados en la industria.

Tipos de Termómetro: 4. Termómetros de gas

Los tipos de termómetros de gas son instrumentos tan precisos y complejos que su uso se limita a calibrar otros termómetros. Esto significa que siempre se asume que el termómetro de gas está leyendo la temperatura correcta, por lo que si otro termómetro (por ejemplo, un termómetro digital) está leyendo una temperatura diferente, esto se debe a un error.
En este caso, el termómetro de gas consiste en un dispositivo que contiene un gas, normalmente nitrógeno. Cuando entra en contacto con un cuerpo que está a cierta temperatura, la presión en su interior cambia en función de la temperatura. Cuanto mayor sea la temperatura, mayor será la presión. A partir del cambio en la presión interna podemos calcular la temperatura.

Tipos de termómetros: termómetro de gas

No sólo son los más precisos, sino que también tienen el rango de temperatura más amplio: desde -268 °C hasta más de 530 °C. Sin embargo, su uso es muy complejo, lo que no significa que ya no se utilicen en los hogares, sino que los calorímetros deben calibrarse a menudo en sectores muy específicos.

Tipos de Termómetro:  5. Termómetros de lámina bimetálica

Los termómetros de lámina bimetálica, al igual que los de mercurio, son dispositivos mecánicos, y algunas industrias afirman que funcionan mejor porque no hay riesgo de dañar los equipos electrónicos. Sin embargo, en este caso no se trata de un líquido tóxico.

tipos de termómetros: Termómetro de laminas bimetálicas

También se basan en la expansión del elemento en función de la temperatura a la que está expuesto, pero en el caso de las láminas bimetálicas no es el mercurio el que se expande, sino el metal sólido. Esta «robustez» lo convierte en la primera opción para todas las industrias que requieren medición de temperatura, especialmente para líquidos tóxicos a muy altas temperaturas, ya que proporciona mediciones sorprendentemente precisas hasta 600 °C.

Tipos de Termómetro: 6. Termómetros de resistencia

Los termómetros de resistencia se basan en las propiedades del platino y otros materiales como el cobre o el tungsteno, cuyo valor de resistencia varía en función de la temperatura a la que se instalan.

Tipos de termómetros: Termómetros de resistencia

Los termómetros de resistencia suelen ser de platino, ya que este material es el que mejor se adapta a la relación entre la resistencia y el cambio de temperatura. Sólo se utilizan en la industria porque son caros y lentos de medir, aunque su capacidad para detectar pequeños cambios de temperatura por encima de los 3500 °C los hace muy útiles, por ejemplo, para medir la temperatura interna en los hornos industriales.

Tipos de Termómetro:  7. Termopar

Los termopar o termopares son instrumentos muy útiles, especialmente en el laboratorio, ya que permiten realizar mediciones muy rápidas (en 5 segundos) y muy precisas. Consisten en dos cables metálicos conectados por los extremos. En el punto de contacto, entran en contacto con el objeto cuya temperatura se está midiendo.

Tipos de termómetros; Termopar

Durante este proceso, los extremos de estos metales se calientan, provocando un cambio de resistencia proporcional a la temperatura del objeto que se está midiendo. Aunque no están diseñados para medir la temperatura del cuerpo, pueden utilizarse en casa ya que son baratos y pueden medir rápidamente la temperatura de objetos inanimados.

Tipos de Termómetro: 8. Pirómetros

Un pirómetro es un termómetro diseñado para medir con mayor o menor precisión la temperatura del cuerpo por encima de los 2.000 °C. Por ello, son muy útiles en las fundiciones y otras industrias en las que se deben alcanzar temperaturas muy elevadas para su correcto funcionamiento. Estos tipos de termómetros han proliferado mucho en los  últimos años, debido su uso polifacético.

Tipo de termómetros; Pirómetro

Como ya se ha mencionado, los termómetros de infrarrojos pueden utilizarse para este fin, pero hay otros basados en las propiedades ópticas de un objeto o en el efecto fotovoltaico (la emisión de electrones de un material cuando se expone a la radiación térmica).

Tipos de Termómetro: 9. Termómetros de Bulbo húmedo

Los termómetros de bulbo húmedo son muy útiles porque miden la humedad además de la temperatura. En otras palabras, permiten determinar la «sensación térmica» real.

Tipo de termómetro: bulbo húmedo

La punta del termómetro está recubierta de un material textil que se absorbe en los capilares en función de la humedad del aire circundante. Las mediciones realizadas en un entorno húmedo y las realizadas antes de la utilización del tejido permiten determinar el confort térmico real.

Esperamos haberos servido con este articulo sobre los orígenes y tipos de termómetros, podéis encontrar enlaces para comprar, comparar e informaros de cada uno, en nuestra web.

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad